top of page

Veneración de la reliquia de San Juan Pablo II

El pasado 13 de mayo, con motivo de la celebración de la Virgen de Fátima, en nuestra Parroquia San José y Santa María se pudo venerar la reliquia de San Juan Pablo II en una ceremonia íntima que invitaba a la contemplación y la oración.


Esta reliquia se trata de una pieza de tela manchada con la sangra del Papa santo y fue solicitada por el entonces arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo en 2015.


Como curiosidad, Juan Pablo II bendijo la maqueta de nuestra Parroquia en el curso de su segunda visita a Sevilla, en el año 1993.


Veneración de las reliquias


Desde las épocas más remotas, los cristianos han honrado las reliquias - los restos físicos y efectos personales - de los primeros cristianos que fueron martirizados o que vivieron vidas especialmente santas. En muchos lugares sus tumbas se convirtieron en lugares de peregrinación, a los cuales viajaron los fieles para inspirarse con su ejemplo y pedir su ayuda en tribulaciones de la vida y para llevar ellos mismos una vida santa. Con el tiempo, los santuarios dedicados a estas personas santas se construyeron para crear un lugar adecuado para que los peregrinos pudieran honrar o venerar a estos santos, asistir a Misa y recibir los sacramentos.


Tradicionalmente, los peregrinos veneran las reliquias tocándolas o besando el relicario que contiene el fragmento de los restos físicos o efectos personales de la persona santa. La veneración es una expresión de respeto por la santidad del santo, y los peregrinos a menudo piden al santo que interceda por ellos ante Dios para obtener asistencia espiritual, curación física u otras gracias en particular.


“El sentido religioso del pueblo cristiano ha encontrado, en todo tiempo, su expresión en formas variadas de piedad en torno a la vida sacramental de la Iglesia: tales como la veneración de las reliquias…" (Catecismo Universal, 1674).




18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page